h1

Pola su gran frecuencia en nuestras carreteras y la potencial gravedad de sus consecuencias, los accidentes de tráfico se han convertido en una de las "plagas" de nuestro tiempo. Son sucesos ante los cuales, si somos testigos o estamos implicados, conviene tener clara una serie de normas básicas de actuación.

Que hacer:

  • Detenga sosegadamente su vehículo fuera de la calzada, en un lugar en el que no pueda provocar más accidentes.
  • Se ponga un chaleco de alta visibilidad.
  • Señalice la zona con los triángulos de peligro.
  • Se acerque prudentemente, tratando de hacer una primera valoración del accidente: número y tipo de vehículo (camión, utilitario, moto...), número aproximado y estado de los heridos.
  • Ponga el freno de mano, apague las luces y retire las llaves del contacto de los vehículos implicados, siempre que no ponga en peligro su integridad física.
  • Llame al 061 (Urgencias Sanitarias para toda Galicia). Mantenga la calma y facilite a la persona que le atienda TODA la información que le solicite, es imprescindible para hacer llegar al punto los medios de atención adecuados con la mayor brevedad.
  • Advierta se existe algún riesgo añadido por las circunstancias de los vehículos o por el tipo de carga que transportan.
  • Una vez requerida dicta información, al mismo tiempo que la asistencia está saliendo cara donde usted se encuentra, un médico desde lo otro lado del teléfono le dará unos consejos básicos de fácil realización, que le pueden ser muy útiles mientras no llega la asistencia, aunque nunca antes se había visto en semejante situación.
  • Ayude a los heridos conforme le hayan indicado desde lo 061.
  • Trate de organizar, para que su ayuda sea útil, las demás personas que se acerquen al lugar del accidente.
  • Si alguno de los vehículos había estado incendiado, se aleje la una distancia prudente para ponerse a salvo de una posible explosión.

Evitar:
  • No detenga precipitadamente su vehículo en cualquier lugar.
  • Si cuando llegue al accidente no es necesaria su colaboración, continúe su camino; no sea un espectador.
  • No se acerque a un vehículo en llamas; nunca fume en las cercanías de un accidente.
  • No descuide nunca sus movimientos: podría ser atropellado. Nunca arriesgue su vida tratando de acceder a lugares peligrosos.
  • Evite situaciones de alarmismo y histeria colectiva: sólo aumentan el caos y agravan la situación.
  • Se hay un herido de moto y lleva casco, no se lo retire si no sabe exactamente como hacerlo.
  • No movilice heridos con sospecha de traumatismos en las costas: podría provocarles graves lesiones medulares.
  • No traslade los heridos en su vehículo particular.